12 hábitos perjudiciales que dañan seriamente tus riñones

La enfermedad renal crónica afecta a uno de cada diez adultos en el mundo. Los riñones representa los filtros de nuestro cuerpo tiene la función de captar las sustancias toxicas y eliminarlo mediante la orina. Los profesionales afirman, que los principales daños renales, son originados a causa de los malos hábitos de vida.

A continuación, queremos hablarle de los 10 hábitos que dañan sus riñones, para tomar conciencia y pueda así, prevenir el daño renal.

10 hábitos que dañan los riñones de manera irreparable

Existen diversos tipos de signos de alarma de que nuestros riñones están en peligro. Cuando nuestro sistema renal ha sido afectado, comenzaremos a padecer de diversos tipos de padecimientos, como lo pueden ser por ejemplo problemas cardiovasculares, arteriales, cálculos renales entre otros. Para prevenir esto, es necesario conocer cuáles son los hábitos que dañan los riñones.

Principales hábitos que dañan los riñones.
Incluir azúcar en exceso

El azúcar pone una enorme carga en los riñones. Eliminar bebidas azucaradas, beber alrededor de 2 litros diarios contribuye la eliminación de residuos y evita la formación de piedras.

Exceso de Potasio

El potasio también puede llegar a ser perjudicial, ya que contiene sustancias que se eliminan mal por el riñón y se acumulan en la sangre

Fumar

Las personas que fuman padecen mayores riesgos de padecer de presión arterial alta, así como también de padecer problemas cardiovasculares.

Fumar, estrecha los vasos sanguíneos, aumenta el rítmo cardíaco, daña las arterias y provoca daño renal.

Aguantar las ganas de orinar

Resistir las ganas de orinar durante un periodo largo, los riñones se ven obligados a retener las toxinas que tendrían que ser expulsadas. Si esto es consecutivo podría hacerse un padecimiento mas graves, como lo son por ejemplo los cálculos renales, la incontinencia y otros tipos de insuficiencia renal.

Excesos de alimentos dulces

Los alimentos y sustancias con excesos de fructosa o azucares refinados como lo pueden ser por ejemplo los postres dulces, bocadillos, gaseosas y golosinas, pueden conllevar a un aumento repentino de ácido úrico a su vez podría ocasionar enfermedades cardiorrenales en el cuerpo.

Las personas que tienen el mal hábito de tomar muchas bebidas gaseosas azucaradas están a riesgo de padecer la enfermedad renal, así como un riesgo alto de producir cálculos renales porque al inhibir una sustancia en la orina llamada citratos que previenen la formación de estos

No mantener un control de la presión arterial

La hipertensión, es una de las principales causas de daño renal. Siempre es necesario mantener un seguimiento regular de nuestros niveles de presión arterial.

Las medicinas antiinflamatorias

El consumo por años de los medicamentos antiinflamatorios no asteroides también daña el riñón y, desafortunadamente es un hábito pueden llegar a ocasionar graves problemas renales, si no se los toma de la manera preestablecida. Es por esto, que es de suma importancia seguir paso a paso las instrucciones del médico, a la hora de ingerir cualquier medicamento.

Además, ciertos medicamentos pueden llegar a dañar de forma irreversible el riñon como son estos medicamentos como la aspirina, el ibuprofeno, y el paracetannol. Antibióticos como los aminoglucósidos, anfotericina B, cefalosporinas, bacitracina y vancomicina.

Repentina pérdida de peso

No cabe ninguna duda de que el ejercicio físico, beneficia a nuestro organísmo en un gran número de aspectos. Sin embargo, varios estudios han confirmado que cuando la pérdida de peso se da de manera muy repentina,  nuestros riñones pueden padecer el desequilibrio abrupto de masa corporal.

Malos hábitos alimenticios

Una buena alimentación, dependerá siempre del estado de nuestro sistema renal. Existen alimentos, que deberán ser descartados completamente de nuestro plan alimenticio, si padecemos de cualquier tipo de mal renal.

Consumo excesivo de alcohol

Una de las principales funciones de los riñones, es filtrar las toxinas presentes en las sustancias nocivas que permanecen dentro de nuestro organísmo. Cuando bebemos alcohol de manera excesiva, nuestro sistema renal se satura y funciona bajo una enorme presión, lo que genera con tiempo un daño renal.

Consumo excesivo de sal

La dosis máxima recomendad de ingesta de sal al día es de tan solo 1,500 miligramos. Cuando se consumen más de esta cantidad, este condimento empieza a acumularse en los riñones causando el mal funcionamiento de estos.  Ocasionando graves problemas como la hipertensión arterial

Por lo general, los alimentos enlatados y conservados, son los que presentan mayores niveles de sal, será recomendable ingerir alimentos frescos, como frutas y verduras.

El sedentarismo

La inactividad es también motor de varias enfermedades crónicas, como la diabetes,  conlleva a la gran incidencia del fallo renal.

Alimentos que debemos evitar, si padecemos problemas renales:

  • Lentejas
  • Cereales de salvado
  • Granos enteros, con grandes contenidos de fósforo
  • Harina de avena
  • Nueces
  • Aves de corral
  • Pescados y carnes rojas
  • la patata
  • el plátano
  • la naranja

Alimentos que si debemos consumir, si padecemos problemas renales:

  •  Frutas:  la manzana, el durazno, la zanahoria y las judías verdes
  • Proteínas moderadamente
  • Leche de arroz
  • Cereales a base de arroz y maíz
  • Además, los alimentos que favorecen la salud cardiovascular como el consumo de omega 3.

Sigue viveensalud.com para disfrutar más de salud.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *