4 razones por las cuales no debes dejar de bailar

Más allá de los beneficios que nos aportas en el plano físico, bailar también puede ser muy adecuado para cuidar de nuestra memoria e incluso para favorecer diferentes conexiones hormonales

Bailar es una de las prácticas que nos hace sentir completamente vivos como seres humanos. ¿Quién no ha experimentado la inmensa alegría que transmite un buen paso en una pista, una discoteca? ¡E incluso en casa o en el baño!

No importa si este se realiza completamente solo o con alguna compañía. Bailar es un verdadero sinónimo de diversión y armonía entre el cuerpo y el lugar donde nos disponemos a danzar.

En conclusión, el baile representa la esencia del ser humano en su esplendor. Así pues, no es necesario ser un experto para practicarlo.

La principal característica de este es que lo pueden practicar todo tipo  de personas. Por ende, no importa en qué parte del mundo nos encontremos, siempre habrá la forma de disfrutarlo, de alguna u otra manera.

El baile es considerado como una actividad cultural y social arraigada al ser humano desde tiempos inmemorables. De hecho, los primeros pobladores del mundo se apoyaban en la danza para realizar diversos rituales.

A través de la historia ha evolucionado para convertirse en lo que es ahora. Cabe destacar que, el baile se divide en diferente tipos y la mayoría tienen origen en diferentes zona del planeta.

No obstante, gracias a la globalización y otro tipo de acontecimientos, todos pueden practicarse según los gustos relativos de cada personas.

¿Por qué no debemos dejar de bailar?

Basta de tanta historia. Lo divertido del baile es practicarlo, vivirlo en carne propia. Sin embargo, no está de más saber por qué lo hacemos, más allá de la diversión y la alegría.

Con base en esto expondremos una serie de razones para no dejar de hacerlo. No te las pierdas.

  1. El corazón sale fortalecido

Una de las actividades físicas más recomendadas por los profesionales médicos es el baile. Realizar esfuerzo físico es supremamente relevante para el bienestar del organismo, debido al incremento del ritmo cardiaco.

Y aquí es donde entra en juego el baile. Su recomendación gira en torno al sinfín de beneficios que trae para con el sistema cardiaco.

Hacerlo de forma regular contribuye a la prevención de enfermedades coronarias y periféricas. Por otra parte, también se encarga de fortalecer las arterias y venas.

Por último, al mejorar el estado de este sistema, la oxigenación del organismo en general se favorece considerablemente.

  1. Mejora la memoria

Los problemas de memoria comienzan a hacerse visibles con el paso del tiempo y también por los malos hábitos.

Por tal razón deben acogerse actividades las cuales eviten los efectos nocivos. Una de ellas es el ejercicio físico, y el baile aparece en primer lugar para ejercer dicho esfuerzo.

No solo por el incremento de la oxigenación, sino por la diversión que este ofrece. El baile es una excelente forma de proteger la salud del cerebro.

En conclusión, una gran razón para no dejar de practicar esta excelente alternativa es la mejora de la memoria y la contribución de realizar diferentes tareas al mismo tiempo.

  1. Contrarresta el estrés

Sobre la felicidad y la diversión se ha hecho bastantes referencias a lo largo del artículo, las cuales podemos obtener a partir del baile.

Para despejar cualquier duda, basta con observar la actitud y el rostro de aquellas personas que lo practican con regularidad.

La música presente en cada danza invita al ser humano a moverse, sí o sí. Los ritmos se apoderan de las extremidades y del tronco (claro está, depende de los gustos musicales, por ello, hay para todo tipo).

Aparte de ello, cada movimiento se encarga de estimular la función hormonal, específicamente de las endorfinas y la serotonina, las cuales favorecen la felicidad.

Éste se encarga de mitigar la ansiedad, la intranquilidad, el pensar excesivo y, por consiguiente, el estrés también se ve contrarrestado.

4.Ayuda a las capacidades físicas

Las capacidades físicas son un pilar importante en el desarrollo humano, y son determinantes desde nuestro nacimiento hasta la muerte. El problema es que  algunas de ellas comienzan a perderse con el paso del tiempo, por no decir que todas.

En sí, estas deben trabajarse o potenciarse con el fin de hacerlas un poco más duraderas.

¿Cuáles son estas capacidades?

Las capacidades físicas se dividen en dos grandes grupos:

Capacidades físicas condicionales

  • Fuerza.
  • Velocidad.
  • Resistencia.
  • Flexibilidad.
  • Capacidades físicas coordinativas
  • Ritmo.
  • Adaptación.
  • Equilibrio.
  • Orientación.
  • Sincronización.
  • Reacción.
  • Diferenciación.

Bailar con regularidad favorece todas estas, pero en especial el equilibrio, la coordinación, la orientación y la flexibilidad. Todo dependerá, claro está, del tipo de baile practicado.

Sigue viveensalud.com para disfrutar más de salud.

Este articulo fue realizado gracias a mejorconsalud.com. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico

Loading...

Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *