9 Principios de la seguridad infantil que todos los padres deben conocer

 

Los golpes y moretones son una parte inevitable de la infancia. Sin embargo, una lesión ligera está a sólo un paso de una fractura peligrosa. Para ayudarle a tu hijo a evitar lesiones graves, debes seguir algunas reglas sencillas.

#9. Seguridad durante el sueño

 

Un bebé debe dormir de espaldas. En 1992 la recomendación oficial cambió de “dormir boca abajo“ a ”dormir de espaldas”. Desde entonces, la tasa de mortalidad por síndrome de muerte súbita infantil (SIDS) en los países de Europa occidental ha disminuido 3 veces.

Las mantas acolchadas con encaje pueden obstruir las vías respiratorias mientras el bebé duerme. Un colchón duro y las sábanas con elástico es todo lo que necesitas.

Entre las barras de la cuna debe caber una lata de Coca-Cola. Esta distancia es óptima para un bebé.

Un bebé dormido no debe llevar puestas bufandas, ropa, gorros amarrados, baberos, chupetes ni juguetes.

#8. Prevención de caídas y lesiones

Instala en tu hogar las puertas de seguridad certificadas. En cuanto a las escaleras, debes colocar dichas puertas tanto arriba como abajo.

Siempre abrocha a tu hijo cuando usas portabebé o la silla para comer. Cuando acuestas a tu pequeño en un portabebé, colócalo sobre el piso y no sobre la mesa, el sillón o cualquier otro mueble.

Si tu hijo se mueve por la casa en un andador, vigila que no se acerque a las escaleras, calentadores ni cables colgando.

Coloca las barras de seguridad en tu ventana. Deben tener un dispositivo especial en caso de incendio.

Asegúrate a fijar los muebles (sobre todo, los armarios altos) y cualquier otro objeto que se pueda caer.

#7. Prevención de asfixia

 

Asegúrate de que los juguetes no contengan partes pequeñas que tu niño pueda tragar.

La dieta de un niño menor a 5 años no debe contener alimentos redondos sólidos, tales como salchichas rebanadas, almendras, caramelos, uvas ni maíz.

Mantén los cables y las cuerdas fuera del alcance del niño. Mueve la cuna, los juguetes y cualquier mueble infantil lejos de tales objetos.

De vez en cuando, camina a gatas: así podrás notar los detalles que tu hijo puede llevar a su boca.

Toma clases de reanimación cardiopulmunar básica para poder hacerlo en caso de que llegue a ser necesario.

#6. Seguridad contra incendios

Esconde los cerillos y los encendedores de tus hijos. No guardes los encendedores y otras fuentes de fuego que parezcan juguetes en casa.

No sostengas a tu bebé en tus brazos mientras cocinas. Vigila las planchas y las secadoras de cabello. Siempre desenchúfalas cuando no las necesites y guárdalas en un lugar seguro.

Cocina en las parillas posteriores y mantén la comida caliente fuera del alcance de los niños. Voltea los sartenes de tal forma que los mangos queden lejos de la orilla.

Reduce el tiempo que tu hijo pase cerca del horno caliente e instala una barrera protectora si es posible.

Instala un detector de humo en casa (alarma anti incendios): esto ayuda a reducir el riesgo de muerte en situaciones de emergencia.

#5. Prevención de intoxicación

Si sospechas que tu hijo pudo haber tragado alguna sustancia peligrosa, no intentes provocar su vómito o hacer que el niño beba mucho líquido sin haber consultado con tu médico.

Más de la mitad de las intoxicaciones infantiles son provocadas por haber tomado un medicamento por accidente. Mantén tus pastillas (incluso vitaminas) fuera del alcance del niño. No las llames medicinas “dulces”: puede provocar el interés del niño hacia estas sustancias.

Instala candados especiales en las puertas de muebles donde guardas todos los detergentes y medicinas.

Mantén los pequeños electrodomésticos y gadgets que contienen baterías de litio lejos de los niños. Esto incluye alarmas de auto, relojes, controles remotos, apuntadores láser y linternas.

Agrega a los contactos de tu móvil el número de la clínica más cercana o de un doctor para pedir consejo en caso de una intoxicación o situación crítica.

#4. Seguridad en el agua

Siempre vacía la bañera después de bañarte o bañar a tu bebé. La tapa del sanitario y la puerta del baño siempre deben permanecer cerradas.

Todo tipo de agua abierta (incluso un barril o una cubeta con agua) en el patio/ jardín deben permanecer cercados, porque el bebé puede caer y ahogarse.

Más de la mitad de los padres creen que si su hijo sabe nadar, no necesita supervisión cuando está en el agua. En realidad, el 47 por ciento de los niños ahogados que tenían de 10 a 17 años sabían nadar.

Por lo general, las tragedias acuáticas ocurren silenciosamente y en el transcurso de pocos minutos. Por eso, vigila a tu hijo y no te distraigas leyendo libros, hablando por teléfono o haciendo otras cosas.

#3. Evita que se siente en la posición de “W”

La manera de sentarse en forma de una “W“ es una de las posturas más comunes y cómodas para muchos niños. Sin embargo, esta posición puede incrementar el riesgo de varios problemas de salud. Puede provocar problemas ortopédicos, retrasos en el desarrollo del control de postura y estabilidad, así como también las habilidades motoras.

La mejor y más eficiente manera de prevenir que tu hijo se siente en la posición de ”W” es corregirlo a tiempo y sentarlo en otra posición.

Sé consistente y enséñale otras posturas a tu hijo: por ejemplo, puede sentarse con las piernas estiradas enfrente de él o con ambas rodillas dobladas hacia mismo lado. ¡Estas posturas ayudan al desarrollo y crecimiento de los niños!

#2. En el auto

Un niño sólo se puede sentar en un asiento normal cuando su estatura es mayor a 140 centímetros y su peso es mayor a 32 kilos. Si el niño está demasiado grande para una silla portátil pero aún no cumple con la estatura y el peso recomendados, necesitas usar el asiento elevado booster.

Los asientos para los niños menores a 2 años deben instalarse en contra del movimiento del auto. Antes de poner en marcha tu auto, intenta “pellizcar” el cinturón de seguridad: si se forma un pliegue, abróchalo mejor. El asiento no debe desplazarse por más de 2-3 centímetros.

Si el niño usa un asiento normal, debe usar el cinturón normal. La parte superior del cinturón debe pasar por un hombro y el pecho del niño y no debe cruzar el cuello. La parte baja debe estar en la cadera, no en el estómago.

Mantén los alimentos calientes, los regalos grandes y cualquier cosa que puede ponerse en marcha lejos del niño.

#1. Bicicleta

Si le compraste una bicicleta a tu hijo, unos patines o un scooter, asegúrate de comprarle también un casco para protegerlo de una posible lesión cerebral.

Cuando tu hijo practique estos deportes, su ropa debe ser de colores intensos y tener elementos que reflejen la luz. La bicicleta debe tener luces enfrente y atrás.

Antes de que tu hijo salga a dar una vuelta en el bici, checa si las luces y los frenos funcionan bien y revisa también el estado de sus llantas.

Antes de dejarle a tu hijo a usar una bici, enséñale a entrar en contacto visual y a hacerles señas tanto a los conductores de autos como a los peatones.

Sigue viveensalud.com para disfrutar más de salud.

Este articulo fue realizado gracias a genial.guru. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *