Beneficios de la vitamina E para la salud

La vitamina E, o tocoferol, es una sustancia que pertenece al grupo de vitaminas solubles en grasa, es decir, se puede disolver en grasa y se encuentra en la parte grasa de muchos alimentos, principalmente en los vegetales y en diferentes tipos de aceite.

Este nutriente fue descubierto en 1922 por el Dr. Evans y su auxiliar, e inicialmente tenía el nombre de “factor X”. Más tarde se llamó la vitamina E, ya que fue descubierto después de la vitamina D. Sin embargo, no fue sino hasta cuarenta años después, en 1968, que se conocieron plenamente los efectos de la vitamina E en el cuerpo humano.

La vitamina E es bastante resistente al calor, por lo tanto, no se considera una vitamina lábil al calor, pero se degrada en contacto con el oxígeno y con los rayos UV, entonces se considera una vitamina fotolábil. Además de fundirse en el aceite, también se disuelve bien en disolventes apolares, tales como metanol, etanol, éter, cloroformo y benceno.

Propiedades medicinales de la vitamina E
  1. Poder antioxidante

Las propiedades de la vitamina E están principalmente relacionadas con su poder antioxidante formidable. Su acción contra los radicales libres desencadena reacciones fisiológicas que hacen que las membranas celulares sean más fuertes y resistentes, estas protegen la salud de las células rojas de la sangre, que están entre las células de nuestro cuerpo más susceptibles al estrés oxidativo.

Siendo un antioxidante tiene la capacidad de reducir el estrés oxidativo en numerosos procesos fisiológicos, y por lo tanto proteger el cuerpo contra el daño de varios factores nocivos, tales como rayos UV, el humo de cigarrillo, el daño celular debido al envejecimiento y protege el sistema cardiovascular.

  1. Fortalece la salud cardiovascular

Se ha encontrado una relación entre bajos niveles en sangre de vitamina E y la enfermedad cardíaca coronaria, arteriosclerosis y el colesterol alto.

La vitamina E parece también útil para la prevención de diversas formas de problemas como la trombosis y la coagulación de la sangre. También es útil en la prevención y tratamiento de varias enfermedades crónicas, siempre relacionados con el estrés oxidativo.

  1. Protege el sistema inmune

La vitamina E también protege el sistema inmunológico, formado principalmente por anticuerpos y la flora intestinal, promueve la prevención del cáncer de mama y de la próstata.

  1. Fortalece la salud de los ojos

Los suplementos de vitamina E en última instancia sirven para prevenir enfermedades oculares, como las cataratas o la degeneración macular, o retardar la progresión de los problemas en estos tejidos específicos.

Donde podemos encontrar la Vitamina E

La vitamina E se encuentra principalmente en las plantas y es particularmente abundante en el germen de trigo. Esta lista de alimentos se clasifica en función de su contenido de tocoferol de mayor a menor cantidad:

  • aceite de germen de trigo: 149 mg por 100 gramos
  • aceite de avellana: 47 mg por cada 100 gramos
  • aceite de girasol: 41 mg por cada 100 gramos
  • aceite de almendra: 39 mg por 100 gramos
  • chile en polvo: 38 mg por cada 100 gramos
  • aceite de maíz: 34 mg por cada 100 gramos
  • pimentón y pimienta negro: 29 mg por 100 gramos
  • almendras frescas: 26 mg por cada 100 gramos
  • almendras secas: 23 mg por cada 100 gramos
  • semillas de girasol: 23 mg por cada 100 gramos
  • curry: 23 mg por cada 100 gramos
  • orégano: 18 mg por 100 gramos
Valores de Vitamina E en el cuerpo

El nivel de vitamina E en la sangre se mide con un simple examen de sangre. Se recomienda un ayuno de 8 o 10 horas antes de la prueba de sangre.

Los valores considerados normales por el contenido de tocoferol en la sangre están comprendidos entre 0,8 y 1,5 miligramos por decilitro. Por lo general, los casos en los que los exámenes emergen los valores más bajos de vitamina E (hipovitaminosis) el problema se deriva de la desnutrición o mala absorción de la vitamina en el intestino.

Cuando los valores son más altos de lo normal (hipervitaminosis) generalmente se debe a ingesta en exceso de alimentos que contienen vitamina E o por el uso excesivo de complementos alimenticios.

Su concentración en la sangre depende de la cantidad de vitamina E que se deposita en el hígado después de que ha sido utilizada por el cuerpo. Siendo una sustancia soluble en grasa que se absorbe a nivel del intestino, los que tienen problemas intestinales (tales como la enfermedad de Crohn o la diarrea crónica) o problemas con el metabolismo de la grasa (por ejemplo, con respecto a la secreción de la bilis) es probable que puedan incurrir en una deficiencia de vitamina E.

Contraindicaciones y efectos secundarios

La vitamina E es soluble en grasa, por lo que es una de las vitaminas más difíciles de expulsar (es soluble en agua y se descargan fácilmente a través de la orina). Un exceso de vitamina E se debe principalmente a un abuso de suplementos alimenticios, mucho más raramente se deriva de una sola fuente de alimentación. En particular, el nivel “seguro” de vitamina E debe mantenerse a menos de 1.000 miligramos por día para los adultos.

Un nivel de vitamina E demasiado alto puede conducir a disminuir la capacidad de coagulación, ya que interfiere con la función plaquetaria. Los defectos de la coagulación son particularmente graves cuando ocurre una hemorragia cerebral.

Interacciones de la vitamina E

La vitamina E en forma de suplementos debe vigilarse especialmente si usted está bajo tratamiento con ciertos fármacos, lo que puede aumentar o disminuir su acción en nuestros organismo.

Medicamentos que pueden interactuar con la vitamina E incluyen:

Anticoagulantes: La vitamina E interfiere con la capacidad de coagulación ya que impide que las plaquetas se agreguen correctamente. Si está tomando anticoagulantes, es bueno buscar atención médica para controlar sus propios valores y su propia salud. La vitamina E asociada con anticoagulantes aumenta la posibilidad de hemorragias.

Vitamina K: La vitamina K promueve la coagulación, por lo que la vitamina E contrarresta los efectos, por esta razón no se deben tomar estas dos sustancias juntas.

Mezcla de antioxidantes: Los que toman varios suplementos dietéticos deberán prestar especial atención a la combinación de vitamina E, vitamina C, vitamina A y selenio, porque tomados juntos pueden disminuir el nivel de colesterol HDL (colesterol bueno) y aumentar el riesgo de sufrir problemas en el sistema circulatorio.

Si le gustaría saber más usos de esta vitamina para su piel y como un remedio casero revise el siguiente video:

Este articulo fue realizado gracias a mismedioscaseros.com.Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *