Síntomas de toxicidad en el hígado.

Los síntomas que caracterizan a un hígado intoxicado no siempre son sencillas de identificar, ya que muchos son compartidos también por otros trastornos, como la fatiga y la irritabilidad, que si bien puede indicarnos la presencia de toxinas en nuestro hígado, también pueden ser indicativo únicamente de estrés o cansancio.

Es muy importante que prestemos atención a nuestro estado de salud diariamente, a fin de detectar posibles problemas. Si sientes cansancio, irritabilidad o malestar durante uno o varios días, posiblemente no sea nada, pero si ese estado es frecuente, es el momento de plantearse un cambio de hábitos y ponerse manos a la obra en la eliminación de toxinas de nuestro organismo, una acción que debemos realizar varias veces al año, tengamos o no problemas hepáticos, y que reportará grandes beneficios a nuestra salud.

Los síntomas que caracterizan a un hígado intoxicado

Fatiga crónica

La fatiga crónica es uno de los síntomas más comunes que se asocian al hígado intoxicado. Las personas con problemas hepáticos, ya sea crónicos o simple acumulación de toxinas, suelen despertarse por las mañanas faltos de energía, como si no hubiesen dormido o descansado lo suficiente, requiriendo de un gran esfuerzo para comenzar con su rutina. Conforme va pasando el día, suelen comenzar a sentir rigidez de músculos y dolores.

Aunque la fatiga crónica puede tener orígenes muy diversos no relacionados con problemas hepáticos, es importante poner fin a ello cuanto antes, a fin de evitar trastornos relacionados con el hígado tóxico, como la inestabilidad emocional, el mal humor o la depresión.

Trastornos emocionales

El funcionamiento de nuestro hígado desempeña un papel fundamental en nuestra salud emocional. El mal humor, falta de energía e irritabilidad de un día concreto es normal, que aparezca con demasiada frecuencia, no.

Trastornos digestivos

Los síntomas de un hígado tóxico suelen manifestarse también en nuestro sistema digestivo. La hinchazón abdominal después de las comidas, así como la incapacidad para perder peso, son algunos de los problemas que se derivan de un hígado en mal estado.

Modera el consumo de carnes, alimentos ricos en azúcares refinados, hidratos de carbono, alcohol y tabaco.

Limpieza hepática

Tanto si te ves reflejada en estos síntomas como si no, desintoxicar tu hígado es fundamental. Al librar nuestro cuerpo de toxinas no sólo estamos mejorando nuestra salud, sino también contribuyendo al correcto funcionamiento de nuestros órganos y nuestra mente. Un hábito muy sencillo y natural que marca la diferencia.

Si estás constantemente sentiendote agotado o sobrecargado con empotiones negativas, puedes estar sufriendo de una forma de disfunción hepática y podrías beneficiarte haciendo una limpieza sencilla.

Fuente: este post proviene de cg.facilisimo, donde puedes consultar el contenido original.

Cómo aplicar el aloe vera directamente desde la planta.

El aloe vera

es una planta que esta formada por diversas ramas las cuales en sus orillas tienen unos pinchos. Es muy popular porque es una planta con muchas propiedades y beneficios, tantos que se ha vuelto muy popular tanto en salud como en belleza.

Algunas de las características de esta planta, por la que se utiliza mucho en la medicina, son que es antiséptica, antiinflamatoria y anestésica. Por esa razón es que se utiliza en forma de pomadas, cremas y geles.

Son tantos los beneficios del aloe vera para el cuidado y salud de nuestro cuerpo que a continuación les presentamos una lista:

-Puede prevenir la artritis, ayudando a reducir la inflamación de las articulaciones.

-Contribuye a bajar el azúcar en la sangre.

-Estimula la producción de insulina.

-Contribuye al equilibrio de la tensión arterial.

-Fortalece el sistema inmunológico de nuestro cuerpo.

-Ayuda a aliviar los síntomas del asma alérgico.

-Excelente tratamiento para las varices.

-Reduce eficazmente el colesterol.

-Se utiliza para la reducción y posible eliminación de las cicatrices.

-Reduce la inflamación y dolor de las hemorroides.

En el mundo de la belleza podemos encontrar el aloe vera en forma de jugos, mascarillas faciales ya que mejora el aspecto y salud de la piel porque la vitamina A y la vitamina E están presentes en esta planta.

Otra de las razones es que ayuda a adelgazar, estimulando el ritmo metabólico, reduciendo el índice de masa corporal.

Fuente: este post proviene de cg.facilisimo.com, donde puedes consultar el contenido original.

¿Sufro insuficiencia renal? Síntomas precoces que nos alertan de mal funcionamiento de los riñones.

La detección temprana de cualquier enfermedad nos asegura muchas más posibilidades de superarla, por lo que es importante prestar atención diariamente a lo que nuestro cuerpo nos dice a través de distintos síntomas y dolencias.

En el caso de los riñones no siempre es fácil detectar problemas, ya que en algunos casos se puede llegar a perder hasta el 70% de la función renal antes de que aparezcan síntomas claros que nos alerten de este fallo. Sin embargo, siempre existen pequeños indicios que pueden avisarnos de ello en etapas tempranas:

– Pérdida de peso y falta de apetito.

– Malestar general.

– Náuseas y fatigas recurrentes.

– Dolor de cabeza frecuente.

– Resequedad de la piel y picores generalizados.

En etapas más avanzadas, pueden empezar a aparecer también síntomas como hipertensión, retención de líquidos, cambios drásticos en el número de veces que orinamos, dolor lumbar, mal aliento, sabor metálico en la boca, dificultad para dormir o incluso sangre en la orina.

En estos casos es importante acudir pronto al médico para que nos de un diagnóstico certero, ya que son síntomas generales que además de insuficiencia renal se pueden dar con otras enfermedades.

Causas que pueden provocar la insuficiencia renal

Entre las causas más comunes que alteran el correcto funcionamiento de nuestros riñones encontramos las siguientes:

– Infecciones bacterianas: causadas normalmente por una higiene deficiente.

– Tomar poca agua: Beber abundante agua nos sirve no sólo para mantener nuestro cuerpo hidratado, sino también para disolver y expulsar las toxinas y bacterias de nuestro organismo. Consume al menos 8 vasos al día de agua.

– Alimentación poco saludable: abusar de los azúcares y la bollería industrial, las grasas saturadas o no consumir la cantidad suficiente de fibras (que contribuyen a la expulsión de sustancias nocivas del organismo) y alimentos saludables.

– Enfermedades como la diabetes, la obesidad, la inflamación de la próstata o los cálculos renales, que pueden alterar el correcto funcionamiento de los riñones.

– El contacto de las vías urinarias con objetos sucios o contaminados, como tampones, diferentes tipos de métodos anticonceptivos fijos como el diafragma o el diu, etc.

Fuente: este post proviene de cg.facilisimo, donde puedes consultar el contenido original.