Diferentes usos de la clara de huevo para el cuidado de la salud y la belleza

La clara de huevo tiene propiedades antiinflamatorias, astringentes y descongestionantes que nos puede ser de gran utilidad a la hora de llevar a cabo nuestros rituales de belleza

El huevo es uno de los alimentos más consumidos a nivel mundial, gracias a que cuenta con nutrientes esenciales y minerales propios de las proteínas.

Como ya sabemos, el huevo se divide en dos partes: la yema y la clara. Aunque la gran mayoría de nutrientes se encuentran en la yema, la clara es excelente para cuidar nuestra salud y belleza.

La clara del huevo se utiliza para infinidades de recetas deliciosas.

Asimismo, destaca su utilidad para la cosmética, ya que es excelente para elaborar mascarillas que son sumamente beneficiosas para la salud de nuestro rostro y cabello.

Si quieres darle un uso a las claras que te sobraron del desayuno, hoy te daremos las mejores y más saludables opciones.

Usos de la clara de huevo

Es conocida por tener múltiples propiedades astringentes y descongestivas. Es un excelente antiinflamatorio para la piel.

Por eso existen miles de usos que se le puede dar en el área cosmética, y que resultan mucho más efectivos que otros tratamientos sumamente costosos.

Lo maravilloso de usar clara de huevo como tu aliado de belleza es que es un producto sumamente barato y fácil de conseguir.

Además, es muy efectivo y fácil de elaborar y aplicar, y podemos emplearlo con diferentes fines.

 

  1. Exfoliante

Gracias a sus propiedades podemos emplear la clara del huevo como exfoliante.

Esta ayuda a eliminar impurezas de la piel y a deshacerse de las células muertas.

  1. Acné

Además de ser antiinflamatoria, la clara de huevo es un excelente astringente.

En caso de padecer acné, es un remedio muy efectivo que ayuda a controlarlo, disminuirlo e incluso eliminarlo.

El acné se desarrolla por el exceso de sebo en la piel, que permite la formación de granitos. Estos, a su vez, se infectan, y causan un maltrato a nivel cutáneo muy grave.

Este aparece sobre todo en la adolescencia, aunque puede prolongarse hasta la adultez y causar complicaciones pasada la pubertad.

Usar la clara ayuda a controlar la producción sebácea de la piel. Así, esta vuelve a su estado natural y regula su pH.

Al reducirse los niveles de sebo, se hace más difícil que los granitos aparezcan.

  1. Bolsas en los ojos

Gracias a sus propiedades descongestionantes, la clara de huevo ayuda considerablemente a mejorar la apariencia de las bolsas debajo de los ojos.

Otro punto a favor es que ayuda a reducir las manchas oscuras, causadas por el cansancio, el estrés o el mal sueño.

¿Qué debes hacer?

Lo más recomendable es aplicar directamente la clara sobre el área, con ayuda de un algodón o hisopo.

Déjala actuar por 10 minutos y retírala con agua tibia.

Realiza esto, al menos, 2 veces por semana.

  1. Poros

poros de la piel

Otro fabuloso uso que se le atribuye a la clara del huevo es la reducir o minimizar los poros.

Gracias a su gran contenido de proteínas, esta ayuda a eliminar la flacidez de la piel. Actúa como tonificante y como resultado conseguimos unos poros menos dilatados.

¿Quieres conocer más? Lee: 8 remedios caseros para los “poros dilatados”

  1. Hidratante

Ayuda a la piel a eliminar todo tipo de impurezas pero, en vez de ser abrasiva, la nutre e hidrata.

Por contener muchísimas proteínas, la clara de huevo es excelente para hidratar el rostro de manera natural y evitar su resequedad.

Si la mezclamos con miel y aceite de oliva se convierte en una mascarilla rica en nutrientes y altamente hidratante.

Mascarilla de clara de huevo

Mascarilla de huevo y limón

Ya que te comentamos los magníficos usos de la clara del huevo, es importante saber cómo aprovechar al máximo sus propiedades.

Hoy en específico te traemos una receta superfácil y económica para ayudar a la piel de tu rostro. Es antiarrugas, hidratante y antiinflamatoria.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 20 gotas de aceite de almendras

Preparación

  • Bate la clara de huevo con la ayuda de una batidora o a mano si te resulta mucho más fácil.
  • Cuando se hayan formado picos suaves (punto de nieve) agrega la miel en conjunto con el aceite de almendras.
  • Revuelve muy bien hasta que todo se integre.

Aplicación

La mejor forma de aplicarlo es sobre el rostro bien limpio y seco. Dejaremos actuar la mascarilla por 20 minutos.

Pasado el tiempo indicado, la retiraremos con agua tibia, para repetir el procedimiento unas 2 veces por semana.

Sigue viveensalud.com para disfrutar más de salud.

Este articulo fue realizado gracias a mejorconsalud.com. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *