Fascitis plantar: ¿Qué es? y como evitar el Dolor

¿Qué es la fascitis plantar? Probablemente es la causa más común de dolor en el talón. La fascia plantar es el tejido elástico que va desde el calcáneo hasta la zona metatarsal que es responsable de mantener el arco plantar. Este “sobreesfuerzo” conduce a la posible inflamación y engrosamiento del tendón. Otras causas podrían ser una mala sujeción del calzado, aumento de peso, aumento repentino de la actividad física, sobrepronación, o debilidad muscular. Esta lesión es muy común en deportistas que hacen largas carreras sobre superficies irregulares.

Las causas de la Fascitis Plantar pueden ser abundantes y entre ellas se encuentran:

  • Pie plano o pie cavo, es decir alguna anomalía del arco del pie.
  • Después de correr largas distancias, como el medio maratón o la competencia completa. También correr en superficies desiguales o en cuesta abajo
  • Cuando subes repentinamente de peso
  • Alguna lesión que provoque la retracción del Tendón de Aquiles.
  • Zapatos con mal soporte o que la suela ya sea muy blanda.
  • Común en los deportistas que ejercen gran actividad física con el tren inferior, afectando directamente a la zona del pie.
Síntomas de la Fascitis Plantar

Se puede detectar fácilmente, ya que es un dolor agudo y sordo, se presentan cuando das los primeros pasos en la mañana, cuando te sientas o estás parado mucho tiempo.

Unos de sus principales síntomas, es el dolor en la base del pie, ya sea en la zona media de la fascia plantar o en la zona que conecta con el talón. Cuando se encuentra en una fascitis plantar grave y ya avanzada, el dolor es tan fuerte que no te permite realizar los movimientos con naturalidad y es el momento de parar la actividad y recuperarse de la lesión.

Tratamiento para eliminar el dolor de la fascitis plantar.

El tratamiento generalmente consiste en reducir los síntomas de dolor, estirar la fascia y los músculos de la pierna, corregir cualquier causa y un retorno gradual a la condición física completa. A menudo una combinación de enfoques es mejor en el tratamiento de esta lesión.

Ejercicios para Recuperarte de la Fascitis Plantar

Cualquier tipo de ejercicio que estire la planta del pie debe ser bueno, aunque puede ser doloroso al principio, y si este es el caso, hay que tomarlo con calma, pero tratar de aumentar la cantidad de estiramiento paulatinamente día a día. Además, extender de manera similar los músculos de la pantorrilla, y de la pierna también ayudará.

Los músculos de los tobillos, las pantorrillas y los muslos pueden ser presionados con el tiempo, simplemente por la compensación excesiva en la marcha, como resultado del dolor en el pie. La rigidez muscular puede ser un problema que complique aún más la situación, así que es mejor mantener los músculos tan ágiles como sea posible.

Te presentamos una serie de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que ayudará a aliviar el dolor de la fascitis plantar:

Estiramientos para aliviar el dolor de fascitis plantar

Estos son una serie de sencillis estiramientos para la fascitis plantar que puede realizar antes y después de realizar cualquier tipo de actividad física:

Ejercicios de fortalecimiento de la fascia plantar:

Se trata de una inflamación de la fascia plantar, esto es simplemente el tejido grueso de la parte inferior del pie. Es la que se conecta con los dedos y crea el arco del pie. El dolor puede ser intenso y sucede muchas veces que se queda totalmente rígido sin poder moverse. También puede manifestarse como un fuerte ardor o calor que puedo ir aumentando a lo largo del día. En ocasiones sucede que se tiene una ligera molestia que termina en un dolor de gran intensidad cuando se termina de realizar una actividad.

Cuando se sufre, los peores momentos son por la mañana, al terminar de hacer algún ejercicio, al subir unas escaleras o al levantarse después de haber estado mucho tiempo sentado (que el músculo está frío).

Las causas que la provocan son variadas y, a veces, desconocidas. Se dan casos de fascitis plantar cuando se aumenta en poco tiempo de peso, por ejemplo. También cuando el pie tiene problemas de forma, como pies planos o arcos muy pronunciados. En ocasiones es por tener el tendón de Aquiles tenso o simplemente por usar zapatos malos o con suelas blandas. Los deportistas que son muy propensos a sufrir esta dolencia son los maratonianos.

El tratamiento es sencillo. El médico suele recomendar tomar antiinflamatorios cada ochos horas y, si el dolor es muy insoportable, acompañar con analgésicos, unos ejercicios de estiramiento, hielos durante periodos de 10 minutos, utilizar plantillas ortopédicas para el pie, reposar lo máximo posible y utilizar unas plantillas para dormir que hacen que el pie se mantenga todas esas horas de descanso estirado. En contadas ocasiones se termina por recurrir a la cirujía pero no es lo habitual.

El mayor problema de esto es que los resultados y mejoras se ven tras un periodo largo de tiempo. Pueden pasar hasta un par de años antes de conseguir que el dolor remita del todo. El mejor consejo para intentar evitar este problema, sobretodo para quienes se creen propensos a ello por sus actividades diarias, es tener bien controlados sus pies, si sufren de problemas de talón o de algo que deban controlar mediante algún tipo de calzado adecuado para evitar que ocurra.

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *