La enfermedad de Hashimoto

 

La tiroiditis de Hashimoto o tiroiditis linfocítica crónica es una enfermedad que afecta el sistema inmune en el que la glándula tiroides es afectada por la acción de procesos anticuerpos y anticélulas.

La enfermedad de Hashimoto fue la primera clasificada como una enfermedad autoinmune, ya que el cuerpo actúa en contra de sí mismo.

Los síntomas más comunes de la enfermedad de Hashimoto son el aumento de volumen, escalofríos, dolores musculares y articulares, fatiga, irregularidad menstrual, reducción de frecuencia cardiaca e incluso complicaciones durante el embarazo. Esta enfermedad suele presentarse en mujeres de edad media; pero también puede ocurrir en hombres. Los pacientes diagnosticados con tiroiditis de Hashimoto suelen tener parientes con historia de enfermedades tiroideas.

Otro síntoma es el vitiligo, una enfermedad que acaba con las células que le dan color a la piel. También los pacientes pueden ser afectados por artritis reumatoide, enfermedad de Addison, diabetes, enfermedad de Graves, anemia pernicioa e incluso lupus. La glándula tiroides puede aumentar de tamaño y ponerse dura si se sufre de enfermedad de Hashimoto, aunque no siempre es posible presenciar estos síntomas de primera mano. Los anticuerpos atacan la peroxidasa tiroidea y la tiroglobilina, causando destrucción de folículos de la glándula tiroides. En casos extremos, se puede sufrir de linfoma no-Hodgkin por complicaciones de la tiroiditis de Hashimoto.

El factor más importante a considerar es la historia familiar, ya que las probabilidades de poseer tiroiditis de Hashimoto aumentan considerablemente si se posee un pariente que haya sufrido de esta enfermedad, o de otras deficiencias autoinmunes. Los factores externos que pueden influir en la prevención o aparición de la enfermedad es la deficiencia de selenio y la alta ingesta de yodo. Los síntomas parecen aparecer con más frecuencia en pacientes con síndrome de Down, Turner u otras enfermedades que se basan en desórdenes cromosomáticos.

Esta enfermedad se diagnostica al detectar altos niveles de peroxidasa anti-tiroidea en el suero. Porque los síntomas son tan generales, muchas veces la enfermedad pasa por fatiga crónica, depresión o desorden de ansiedad. Otra medida para diagnosticar efectivamente la enfermedad es evaluar los niveles de TSH y anticuerpos anti-Tg y anti-TPO. Un síntoma común es la inflamación de la glándula tiroides, lo que puede causar daño a la integridad del órgano y al mismo tiempo se pierde la capacidad de almacenamientro folicular de la tiroglubilina.

Tratamiento de la enfermedad de Hashimoto

Para tratar la enfermedad de Hashimoto se suelen aplicar dosis de hormonas como triiodotironina y levotiroxina. Estos medicamentos pueden ayudar a mantener índices hormonales en un nivel adecuado.

También se ha comprobado que la ingesta regular de selenio puede ayudar a evitar que la enfermedad se desarrolle, pero este tratamiento no se ha comprobado totalmente, por lo que no cuenta como procedimiento oficial. Se ha vinculado la enfermedad de Hashimoto con la intolerancia celíaca al gluten. Aunque no ha sido completamente investigado, se cree que hay algún vínculo entre la ingesta de gluten y la tiroiditis de Hashimoto, pero aún no se ha realizdo ningún estudio conclusivo respecto a esta relación.

La enfermedad de Hashimoto es la primera causa de hipotiroidismo en Norteamérica, con un aproximado de 1 en 1000 personas sufriendo la enfermedad.

Aconsejamos que consultes siempre a tu medico y que realices controles médicos si tu salud lo necesita. Nosotros solo te damos un punto de referencia informativa.

Sigue viveensalud.com para disfrutar más de salud.

Este articulo fue realizado gracias a remediosdelabuela.com. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico

 

 

 

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *