La fibromialgia y el dolor de espalda

La fibromialgia es un trastorno que causa fatiga, dolor muscular en todo el cuerpo y sensibilidad general. La fibromialgia y el dolor de espalda guardan una especial relación ya que esta parte del cuerpo humano posee la mayor cantidad de músculos.

Es una condición difícil de diagnosticar porque los dolores y puntos sensibles se distribuyen por todo el cuerpo. Estadísticamente la fibromialgia afecta en mayor número a las mujeres que a los hombres.

La persona que la padece puede presentar dificultades para dormir y en la mañana al despertar un poco de rigidez que va desapareciendo gradualmente, acompañado de una sensación de hormigueo en las extremidades de manos y pies. Los dolores de cabeza también estarán a la orden del día.

Hasta ahora las causas de la fibromialgia son desconocidas, puede ocurrir por si sola. Aunque las últimas investigaciones han arrojado que la causa de esta enfermedad es una patología de origen neurológico.

Pero puede estar relacionada a algunas enfermedades, lesiones, estrés, dolencias y malestares.

Relación entre la fibromialgia y el dolor de espalda.

Las personas que sufren de fibromialgia padecen de dolores constantes de espalda. Muchas personas han tenido dolor lumbar en algún momento de su vida, para el paciente de fibromialgia es más frecuente.

El dolor se intensifica por debajo de la caja torácica, acompañado de una rigidez en la espalda, disminuyendo el movimiento en la región lumbar. En una crisis de fibromialgia se puede tener dificultad para pararse derecho.

Es muy frecuente que la persona que padece de fibromialgia también puede sufrir de artritis, artrosis, discos herniados y cualquier problema de la columna vertebral que puede agudizar los dolores de espalda.

Un baño de agua caliente o vivir en un clima cálido puede ayudar a aliviar los dolores.

Factores que pueden agravar la dolencia de la fibromialgia y el dolor de espalda

Posición al sentarse, pararse y caminar derecho. Una correcta posición de la columna vertebral distribuirá mejor el peso del cuerpo y elimina el estrés en la misma.

Trasladar peso. Cuando se hacen las compras en el mercado o al llevar la mochila al colegio o trabajo, hágalo con poco peso, porque puede causar tensión en la espalda baja y media. Y si sufre de fibromialgia las cosas empeorarán. Así que, si no puede disminuir el peso procure llevar un bolso con ruedas.

Si practica algún deporte que implique levantamiento de peso, hágalo bajo supervisión de su entrenador.

Si trabaja en construcción u otro trabajo que implique levantar peso, debe usar faja para evitar lesiones en la columna.

Embarazo. Como dijimos antes, las mujeres padecen más de fibromialgia que los hombres y se incrementan los síntomas propios de esta enfermedad cuando se está en periodo de gestación. Para el tercer trimestre los síntomas empeoran, ya que la curvatura natural de la columna vertebral cambia y aumenta la lordosis lumbar, esto puede terminar en dolor lumbar.

Se puede aliviar el dolor durante el embarazo combinando el ejercicio con un estiramiento de la columna, evitar usar zapatos con tacones pronunciados y no cargar peso extra.

Por otro lado hay casos en que los síntomas desaparecieron durante el embarazo, según  manifiestan algunas pacientes.

Tratamientos para sobrellevar la fibromialgia y el dolor de espalda.

Fisioterapia. Muchas personas acuden al fisioterapeuta para fortalecer los músculos de la espalda y aliviar el dolor. Este profesional te ayudará a recuperar la movilidad de la columna y disminuir las probabilidades de sufrir futuros dolores.

De acuerdo a su historial médico, el fisioterapeuta le aplicará un tratamiento personalizado de estiramiento, ejercicios musculares y cardio.

Compresas calientes. Si lo que desea es relajar los músculos y los espasmos de la espalda, lo mejor será aplicar una compresa caliente, esto le ayudara a aliviar el dolor y la rigidez temporalmente. El calor hará que aumente el flujo sanguíneo en los puntos sensibles de la espalda debido a la fibromialgia.

Esto se puede hacer aplicando una toalla cálida y húmeda en la zona. También puede intentar tomar una ducha o sumergirse en una tina con agua tibia.

Una buena noche de sueño. Es común que las personas que padecen de fibromialgia pierdan el sueño por las noches debido al dolor. Hay que intentar establecer un horario para el descanso en la cama a manera de crear un hábito para el cuerpo.

Al momento de acostarse hay que tratar de ocupar la mente en otra cosa que no sea el dolor como leer, practicar yoga o meditar.

Aliviar la tensión y estrés. Como dijimos anteriormente, el estrés puede ser causa de fibromialgia. Entonces debemos reducirlo y controlarlo para así aliviar los síntomas propios de la enfermedad y mejorar el sueño. Hacer ejercicios de respiración profunda y relajarse disminuye considerablemente el estrés.

Fuente: este post proviene de Columna Vertebral, donde puedes consultar el contenido original.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *