LIMPIEZA HEPÁTICA: SALES DE EPSON

 

“La limpieza hepática y de la vesícula”

En cuanto a la cura, es facilísima, y sobre todo, natural. Poca gente sabe como limpiar el hígado! La mayoría lo tenemos lleno de sedimentos que atrancan su trabajo, sin saberlo. Echamos la culpa a el estómago, intestino etc.…, pero en la raíz de todas la patologías está el silencioso Hígado. El hígado es el gran olvidado de la medicina! O el gran desconocido, pues sin manifestarse en los análisis puede estar en insuficiencia, “amargándonos” la vida.

Comparativamente con el hígado, poca gente tiene piedras en la vesícula. Pero miles de ellos pasan por el quirófano a operarse de las piedras. Si tienen tantas en la vesícula, imagínate como tendrán el hígado. Sin embargo, no saben cómo vaciar éstas. Al extirpar la vesícula restan años y calidad de vida. Total para seguir con un hígado lleno de sedimentos aún, mas insuficiente si cabe después y con la digestión estropeada de por vida. La bilis se queda sin reservorio para acumularse, y su fin era salir expulsada cuando entra comida, con lo que para hacer la digestión tienen que conformarse con el gota a gota que fabrica el hígado, 10 veces menos concentrada que la de la vesícula. Quedan con la digestión deteriorada para siempre. Ya no se podrá abusar de nada, lipidos, etc. En fin, que quedan mutilados para simplemente malvivir.

Mucho cuidado con operarse de la vesícula, pues esta cura evita la operación. No tiene precio conocer esto. Así que, por favor, difúndelo cuando lo hayas hecho, pues la gente está necesitándolo. Pero hay que tener precaución y seguir estrictamente el protocolo para evitar problemas derivados de una mala práctica.

Casi nadie sabe que la gran mayoría de las personas desarrollamos piedras también en el hígado a lo largo de la vida y no lo sabemos porque nadie nos lo ha dicho, pues la medicina sólo las extrae en casos extremos, cuando están calcificadas y se pueden ver en las ecografías. Si no se calcifican son invisibles a la ecografía pues tienen la misma consistencia que el tejido hepático. Pero preguntad donde maten cerdos y veréis que os cuentan como algunos hígados no valen para comer pues están llenos de suciedad por sus conductos. Son los cálculos hepáticos. El hígado del ser humano es casi igual al del cerdo. Cuando la bilis, por varias razones, se seca en los miles de conductos hepáticos, los atasca y deforma, dando lugar a piedras o cálculos que minan su capacidad de secretar jugos biliares y con ello se produce la merma digestiva, y posteriores enfermedades de todo tipo que se derivan de la insuficiencia hepática (alteraciones metabólicas, intestinales, digestivas, linfáticas, cardíacas…).

El hígado repercute en todo, pues él es el encargado de fabricar tu cuerpo! Se puede decir que tu médico ¡…es tu hígado! Tener el hígado atascado con sedimentos equivale a un coche al que nunca le has hecho el mantenimiento del filtro de aceite, aire, etc.… Anda a trompicones y consume mucho. Hasta que se para, porque no puede más. El cuerpo es igual o peor que un vehículo, pues si el filtro está atascado, la circulación sanguínea y linfática se atrancan, se acumulan depósitos por todos lados que no son filtrados produciendo por ejemplo hemorroides por la congestión de sangre procedente de la vena porta, que va hacia el hígado y cuya sangre éste no es capaz de absorber, lo que la hace estancarse en forma de almorranas y acúmulos tóxicos pro todos los órganos y sistemas (fibromialgia…).

Por otra parte, su sobrecarga o congestión derivada del atasco, obliga a realizar un mayor esfuerzo al corazón, pues lo obliga a succionar con más fuerza desde la vena cava procedente del hígado, por causa de estar atrancado.

El hígado se comporta como una esponja, que filtra, recibe y da sangre, pero cuando está muy sucia no drena bien, por lo que la sangre no fluye con facilidad a su través y los cientos de funciones hepáticas se deterioran progresivamente.

Los residuos de los que no es capaz de hacerse cargo el hígado se van acumulando por el cuerpo, en donde menos molesten. Esto provoca el atasco del sistema linfático que es algo así como el alcantarillado del cuerpo, obligando en último extremo a las células a que se queden sin oxigeno de tanta basura que las rodea, y en su intento por sobrevivir desarrollan ese esfuerzo defensivo llamado cáncer. El cáncer es el esfuerzo del cuerpo por limpiarse, por lo que luchar con él nunca lo curará.

Todo es por la intoxicación, generalmente debido a un hígado que no filtra, o lo hace muy poco y mal. Pero como éste ¡¡no se queja!!. Vigila tu hígado, pues al igual que a tu coche, hay que darle una limpieza y un mantenimiento. Eso es precisamente la limpieza hepática.

Prueba ahora esta cura tan sencilla y natural y comprobarás su eficacia. Asegúrate de conocer bien la mecánica y el protocolo, y tu organismo te lo agradecerá con una mayor calidad de vida. Evitarás también sufrimientos futuros si no padeces patologías crónicas o agudas en este momento.

Guarda las piedras y enséñaselas a tus conocidos o a los que quieras ayudar para que te crean. Yo expulsé 15 tamaño de una pipa pelada en mi primera cura. En la segunda cientos como perdigones de color blanco, otras como pipas y una tamaño mayor que un guisante. En la tercera expulsé cientos de ellas, grandes muchas como garbanzos y en la cuarta otro tanto, si bien menos. En la quinta pocas y en la sexta otro montón. Y aún sigo haciendolas…!

Las piedras las conservo por poco tiempo, pues se terminan disolviendo y llenando de moho. Están llenas de gérmenes y tóxicos, además de colesterol y sales biliares. Las fotografío antes de tirarlas, para que quede constancia de lo que voy expulsando. Aún me parece mentira que eso saliera de mí. Pero solo el hígado fabrica sedimentos verdes, son como guisantes, más negras cuanto más antiguas y profundas. Es el color de la bilis y las blancas son de colesterol, si son duras es porque se ha calcificado. Por lo tanto, vas a regenerarte el metabolismo también del colesterol con ¡una o dos limpiezas!.

El método es muy sencillo y natural, además de eficaz, ¡es lo bueno de todo esto!. Por desgracia solo damos valor a las cosas complicadas y artificiales, y más si son caras. Peo lo mas recomendable es poder comprobarlo uno mismo.

Para hacer la limpieza se necesita:

-1 bote de sales de Epson (sulfato de magnesio anhidro), que se compran en cualquier herbolario, yo uso la marca “El Granero Integral”

-medio vaso de aceite virgen extra y dos pomelos grandes

-seis litros de zumo de manzana, o bien cápsulas de acido málico para los que no lo toleren (comprar en herbolarios, recomendable de la misma marca, pues es la que conozco recomendable y con garantías)

-una pera adulto de caucho para hacer lavativas del intestino

-una tina pequeña o un colador de verduras para hacer de vientre y recoger piedras.

Método:

-Tomar a mayores de las comidas, durante 6 días 1 litro de zumo de manzana cada día, o más si puedes. Vale del comercial, y comiendo como siempre, aunque procurando llevar una dieta limpia. Alivia no comer muchas carnes, fritos ni lácteos esos 6 días, y si muchas verduras y cosas suaves, ¡muchas manzanas!. No tomar cosas frías esa semana, pues enfrían el hígado, sino tomar todo caliente. Con el acido málico de la manzana conseguiremos reblandecer las piedras de la vesícula (los que las tengan), con lo que podrán ser expulsadas por las contracciones de la vesícula sin lacerar las paredes y producirte los cólicos típicos de vesícula. Se vuelven maleables como la plastilina con el zumo de manzana, y adoptan la forma del colédoco y salen sin dolor!!! Así, blanditas, van a ser expulsadas en una noche sólo!! Lo mismo con las piedras del hígado, que son desconocidas, pero que casi todos tenemos, especialmente los que tienen problemas gástricos. Se vuelven como PLASTILINA verde.

-El último día, 6º , es cuando se toma el aceite, recomendable que sea un sábado pues necesitaremos estar en casa todo el Domingo, expulsando piedras. Hay que tomar dos vasos de sales Epson (a las 18 y 20 horas), las cuales son laxantes y dilatan los conductos hepáticos. Como dice el libro disuelves 4 cucharadas soperas de sales de Epson en tres vasos de agua, todo en una jarra. Después harás 4 fracciones de ese agua para tomar 4 vasos –o sea, llenos en sus ¾ – a intervalos.

A las 22 h. tomarás el medio vaso de aceite mezclado con ¾ de vaso de zumo de pomelo. El aceite sirve para lubrificar y acelerar el drenaje hepático de las piedras, previamente reblandecidas por el acido málico del zumo de manzana. El zumo de pomelo para quitarle el sabor a aceitey aumentar la reacción biliar. Tiene que ser del virgen extra. Justo después de tomarlo te vas a la cama, a esperar que vayan saliendo de su sitio de años, sin moverte de ahí hasta el día siguiente.

Procura dormir semiincorporado y quizá notes como el hígado suelta las piedras y la vesícula se retuerce empujando los cálculos hacia afuera por la noche. -Es conveniente hacer una limpieza de colon, antes del aceite (a las 21 h del sábado) y dos días después de la cura, pero como no es algo habitual por estos lares (en América sí), lo mas recomendable es ponerse unas lavativas con una pera de goma adquirida en la farmacia. Búscala en varias, pues no todas la tienen, las farmacias modernas menos aún. Que sea de adultos. La lubricas en la punta con vaselina, aspiras agua templada y te la pones dos o tres veces, evacuando otras tantas veces. Así no limpias el colon, pero sí que lo vacías de heces y evacuas todas las que quedan en el mismo, lo cual es importante para cuando al día siguiente salgan las piedras, pues irán tan solo acompañadas con agua diarreica (en vez de ir con restos fecales). A los dos días es recomendable ponerse otras lavativas porque sino las piedras pueden alojarse en el colon y permanecer allí con sus toxinas. En todo caso, después de la cura ponte unas lavativas, recomendable con café, un día o dos después de la cura, para expulsar los cálculos que hayan quedado en el colon, para que no sean reabsorbidos a la circulación sanguínea. Esto de volver a lavar el colon es importante.

EL QUE NO QUIERA O NO ESTÉ DISPUESTO A PONERSE LAS LAVATIVAS, RECOMENDABLE QUE NO HAGA LA CURA DE LIMPIEZA HEPÁTICA!! LO MISMO SI NO SE SIGUE FIELMENTE EL PROTOCOLO INDICADO

Lo ideal es comer arroz no integral el sábado antes de las 14h. para no pasar mucha hambre este día y proque si no, nos arriesgamos a no echar nada! No comáis lipidos o aceites o lácteos desde la cena del viernes para permitir que la bilis se acumule en la vesícula y salga el sabado a la noche cuando la ingesta de aceite (¡arrastrando piedras de la vesícula!). Pasamos la tarde y lanoche del sábado sin comer, pero se puede y debe beber aguabastante.

La diarrea que provocan las sales de Epson no es dolorosa ni muy molesta, aunque da algunos retortijones suaves. Por eso hay que estar el domingo en casa toda la mañana al menos. Las sales de Epson llevan magnesio y es un ligero laxante, que mucha gente usa habitualmente al ser estreñidos, pero tienen la gran virtud de dilatar los canales del hígado y el colédoco, con lo que facilitan la salida de piedras. Las sales son inocuos y se les dan a las embarazadas. Además son sólo dos vasos el sabado y otros dos el domingo.

El aceite debe ser virgen extra, y además de ser lubricante para la expulsión, es bilioso y provoca una reacción de todo el conjunto segregando mucha bilis y haciendo que todo el hígado reaccione a la masiva ingesta del mismo. Tomar un vaso de aceite es un remedio muy antiguo para los cálculos que quizá algunos conocéis, que se tomaba para liberar el colico producido por alguna piedra. Pero la novedad de ésta limpieza, es el hecho de ablandarlas con zumo de manzana y dilatar los canales con sales de Epson. Esa es la clave de su eficacia y ausencia de dolor.

En todo caso, para cualquier cólico, sea hepático o renal hay que aplicar compresas muy calientes para dilatar los conductos y facilitar su expulsión, pero aquí no te va a doler pues el autor asegura que no duele y el curó a mucha gente con grandes cálculos. De los 30 que conozco que las hemos hecho, nadie tuvo problemas, y sólo uno vomitó el aceite. Mi hermana tenía la vesícula llena de piedras con cólicos ocasionales, Y NO LE DOLIÓ NADA EXPULSARLOS! Imaginaos la cara del medico cuando volvió a repetir la ecografía y no tenía nada en la vesícula. Le dijeron que había sido un error de diagnóstico! Pero entonces le enseñó la fotografía de la primera ecografía!…

Lo único que es empachoso es el tomar el aceite y da un poco de náusea. El autor del libro padeció de piedras toda la vida hasta que logró descubrir este método. Al final del libro cuenta su historia. El zumo de pomelo es para neutralizar el sabor a aceite y también es revulsivo biliar.

Ya he dicho que la noche anterior no comer lácteos, fritos, lipidos o aceites con el fin de reservar la bilis para la ingesta de aceite. Lo mismo el dia de la cura, generalemente un sábado, no consumir alimentos que vacíen de bilis la vesicula, pues sino pasaremos peor noche, por no tener suficiente para hacerse cargo de la digestión del aceite. Esto es bastante importante para los que padecen problemas digestivos.

 

Resumen sábado:

Desayunar y comer antes de las 14h. Alivia arroz normal o basmati, o en su defecto patatas cocidas. A partir de las 14h solo se puede tomar agua.

18h. Un vaso de sales de Epson

20 h. segundo vaso de sales Epson.

21-21:30 h. Lavativas para vaciar el intestino y que quede limpio de heces. El que no pueda o no quiera ponerse las lavativas para vaciar el colon recomendable que no haga la cura, pues la cantidad de toxinas desalojada del hígado puede acumularse en el colon y dar apendicitis!!.

22h. tomar el medio vaso de aceite, mezclado con el más de medio vaso de zumo de pomelo y a la cama o al sofá sin moverse al menos media o una hora. Tumbarse boca arriba, y estar quietito durante media hora, sin moverse nada, notando el hígado. Al cabo de ese tiempo, poner otra almohada debajo y dormir semiincorporado con dos almohadas, para que no refluya al estómago el aceite y de náuseas o vómitos.

Esto es lo peor de la cura, pero la mayoría no sienten molestias. Lo bueno viene al día siguiente.

DOMINGO

Al día siguiente -domingo- recogeremos los experiencias. Tómatelo de descanso. Es el único día que vas a estar sin poder salir mucho de casa, pues es recomendable no salir, especialmente si tienes muchas piedras pues las vas a ir expulsando en cada viaje al wáter. Sobre todo a la mañana y al mediodía. Por la tarde quizá menos.

Este día tomamos otros dos vasos de sales Epson (que dilatan los canales hepáticos y mueven mas el intestino produciendo también una ligera diarrea), en torno a las 7 el primero y el segurndo a las 9 de la mañana. Pasarás el domingo yendo al wáter 5-6-7 veces y en cada una de ellas irás expulsando piedras verdes y o blancas, como arcilla blanda las verdes y duras las blancas, que flotan en el inodoro. Yo usaba una tina y recgía en ella el agua diarreica donde flotaban las piedras, pero ahora uso un colador de verduras grande que pongo dentro del inodoro y quedan alli retenidas.

Luego las depositas en papel higiénico para que se sequen y después las guardas en un bote como hice yo, para enseñar a los incrédulos, y para que las mires tu mismo con perplejidad y compruebes todo el sufrimiento que te estás ahorrando gracias la cura. Si quieresconservarlas un tiempo, congélalas o se deshacen pues son colesterol (lipido) y con el calor se licuan. Después las fotografío para saber la cantidad que voy echando y las tiro.

Resumen Domingo:

  • 7h: 3er vaso de sales Epson
  • 9h. 4º vaso de sales de Epson.
  • 11h. ya se puede comer fruta y zumos
  • 14h. Ya se puede comer normal, pero recomendable comidas suaves. A las 24 horas o varios días notarás una gran recomendableía. SIGUE TOMANDO ZUMO UNA O DOS SEMANAS!!

El Martes siguiente:

poner unas lavativas para limpiar de nuevo el intestino pues sino corremos riesgo de alojar en el intestino piedras que sigan saliendo. Si hay alguna molestia o síntoma molesto, seguir tomando 3 VASOS/DIA de zumo de manzana durante DOS SEMANAS más. Esto puede ser porque las piedras quedan a medio camino de los conductos y obstruyen el flujo de bilis otra vez. Con el zumo se fluidifican y el cauce se vuelve mas despejado día a día.

Al cabo de unas semanas (4), los cálculos del fondo pasarán adelante y serán suficientes para hacer la siguiente ronda de limpieza, y sucesivas rondas hasta que no salgan más y recuperemos toda nuestra capacidad de digestión. Esto sucede a partir de la 6 limpieza generalmente, pero depende de lo cargado que esté. Al cabo de 6-8-12 meses estaremos como nuevos!! Pero la recomendableía se nota desde la primera!

En realidad sólo es una noche de esfuerzo repetida cada mes y la recompensa es impagable. Después podemos hacer una cura de mantenimiento una o dos veces al año y es suficiente.

Cuando lo hagas, verás que sencillo es y la salud que aporta. Después se lo harás saber a tus familiares y a tus conocidos que dudarán hasta que vean tus piedras, como tú también dudabas. Si no tienen enfermedades agudas o muy importantes pueden hacerlo todos los enfermos crónicos.

LOS ENFERMOS CARDÍACOS SON MUY INESTABLES Y ES RECOMENDABLE QUE LO CONSULTEN CON SU MÉDICO.

EN TODO CASO HAY QUE SEGUIR ESTRICTAMENTE EL PROTOCOLO LO CUAL QUEDA BAJO LA RESPONSABILIDAD DE CADA UNO. LLEVAR A CABO LA LIMPIEZA DESPUÉS DE HABERSE INFORMADO BIEN ES OBLIGACIÓN INDIVIDUAL Y CADA UNO DEBE ASUMIR LOS RIESGOS QUE CUALQUIER PROCEDIMIENTO CONLLEVA. Que yo sepa nadie ha tenido problemas, pero iré informando de ello en el blog.

Esta es una cura completamente natural, si bien cada persona es un mundo y debe asumir la responsablidad al respecto a la hora de realizarla. Ésta se ofrece voluntariamente, sin intereses de ningún tipo, para que el mayor número de personas la conozcan y puedan regenerar su salud. Sólo los que han pasado por el calvario de la enfermedad comprenden lo que se agradece disponer estos conocimientos para regenerar la salud.

Este articulo fue realizado gracias a remediosdelabuela.com. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *