Remedios naturales para el herpes zóster

El herpes zóster es muy poco frecuente en los niños y adolescentes con sistemas inmunitarios sanos. Pero, si has oído hablar sobre esta afección o conoces a alguien que la ha padecido, es posible que te preguntes qué es.

El herpes zóster suele aparecer como una franja de piel irritada y con ampollas en un lado del pecho o la espalda. De todos modos, puede afectar a cualquier parte del cuerpo incluso en los ojos y rostro.

El virus que causa el herpes zóster es de la misma familia de la varicela. La mayoría de los adolescentes la pueden contraer  levemente, pero este sarpullido es doloroso cuando el virus ataca a una persona mayor.

1: Aplicar un vendaje húmedo en las erupciones graves. Para ello, debe mojar una toalla común o de baño con agua fría, retorcer y aplicar en la zona afectada.

Signos y Síntomas
  • Dolor persistente. Las fibras nerviosas dañadas que hay justo debajo de la piel pueden enviar mensajes equivocados al cerebro, generando un dolor que puede permanecer durante un período de tiempo prolongado.
  • Problemas en la vista. Si la persona tiene el herpes zóster cerca del ojo o dentro del ojo, el herpes puede cursar con pérdida de visión, puede presentar signos de erupción o ampollas dentro del área ocular.
  • Infecciones adicionales en la piel. El sarpullido del herpes zóster se puede infectar con bacterias, desencadenando otras infecciones en la piel.
  • Problemas en el sistema nervioso. El herpes zóster en la cara puede afectar a nervios que se conectan con el cerebro. Esto puede provocar problemas para mover una parte del rostro, puede afectar a la audición y al equilibrio.

¿Cómo se trata?

Remedios naturales para el herpes zóster

2: Poner un puñado de almidón de maíz o harina de avena coloidal en el agua de baño en la bañera. Permanecer en el agua durante 20 minutos antes de dormir lo cual le ayudará con la picazón.

3: Aplicar agua oxigenada sin diluir sobre las ampollas si éstas se encuentran infectadas.

4: Untar miel pura o jugo fresco de puerro sobre la erupción varias veces al día para aliviar el escozor.

5: Hervir 50 g.de verbena en una taza de agua durante 5 minutos. Luego extender sobre un paño de hilo puro y colocar sobre la piel afectada. Repetir la acción una vez el paño se seque.

6: Verter unas gotas de aceite de árbol del té a una bolita de algodoón y pasarlo con suavidad sobre el área afectada.

7: Verter 2 cucharadas de llantén en una taza de agua que este hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Luego, empapar un paño de algodón limpio con esta infusión y usar, a modo de compresa, en la zona afectada.

8: Hervir, durante 5 minutos, un puñado de hojas de bardana en medio litro de agua. Retirar del fuego y dejar refrescar. Empapar un paño de algodón con esta preparación y aplicar sobre el área afectada. Dejar puesto por 30 minutos.

9: Hervir, durante 15 minutos, un puñado de diente de león en un litro de agua. Retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar 3 tazas diariamente.

Aconsejamos que consultes siempre a tu medico y que realices controles médicos si tu salud lo necesita.

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *