Revelación nutricional: la palta, cómo se convirtió en el “superalimento” del siglo XXI

Además de ser rica en grasas saludables, vitaminas y ácido fólico, un grupo de investigadores iraníes descubrió un nuevo e importante impacto positivo de esta comida en la salud. Cómo incorporar este fruto a la dieta cotidiana

La palta, un alimento de moda en la última década, tiene grandes beneficios

La palta, también conocida como aguacate, es una fruta que en los últimos años tomó una relevancia especial en la dieta cotidiana occidental. Incorporada en cientos de recetas y utilizada también como una aliada de belleza, se pudo comprobar hace tiempo que es una fruta con altos contenidos de vitamina D y E, potasio, luteína, ácido fólico, entre otros beneficios.

Ahora, una nueva investigación científica sugiere que comer palta puede ayudar también a prevenir el síndrome metabólico, o de resistencia a la insulina. Se trata de la combinación de tres o más condiciones o factores de riesgo que pueden desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2 (como pueden ser la presión arterial alta, los niveles de triglicéridos altos en sangre y el sobrepeso).

La revisión, realizada por investigadores iraníes y publicada en la revista Phytotherapy Research, examinó 129 estudios publicados previamente que examinaban los efectos del consumo de palta en diferentes componentes del síndrome metabólico. La mayoría de los estudios involucraron la parte carnosa del fruto -lo que se acostumbra comer- aunque algunos también incluyen las hojas de la planta de aguacate, las cáscaras, el aceite y las semillas.

Nuevas investigaciones demostraron que la ingesta de la cáscara y la semilla de la palta podrían llegar a ser beneficiosas

Los investigadores concluyeron que la palta tiene sus mayores efectos beneficiosos sobre los niveles de colesterol en el cuerpo y que el consumo de esta fruta cremosa puede influir en las mediciones de colesterol LDL y HDL (colesterol “malo” y “bueno”, respectivamente), triglicéridos y fosfolípidos.

Sin embargo, eso no es todo. “Los efectos hipolipemiantes (que pueden disminuir los niveles de lípidos en sangre), antihipertensivos, antidiabéticos, antiobesidad, antitrombóticos, antiateroscleróticos y cardioprotectores de la palta fueron demostrados en varios estudios”, señalaron los autores. La mayoría de estos estudios recomiendan comer la fruta diariamente porque, en definitiva, pueden ayudar a combatir casi todos los aspectos del síndrome metabólico.

“Este es sólo otro estudio para demostrar que los aguacates realmente merecen estatus de súper alimento”, dijo la médica nutricionista y editora de nutrición en la revista Health Cynthia Sass, quien si bien no estuvo involucrada en el análisis, señaló que los resultados se basan en “una gama impresionante de estudios”.

Sass señaló que la palta puede ayudar a evitar la grasa acumulada del vientre, el tipo más peligroso de grasa y que, aunque son ricas en grasa saludable, en comparación con otras frutas es difícil “comer demasiado”. “Afortunadamente el aguacate es muy saciante”, dijo.

La palta puede ser utilizada en recetas dulces y saladas o como reemplazo de manteca

La investigación también demostró que las personas que comen más palta pesan menos y tienen cinturas más pequeñas que aquellos que no lo hacen, incluso cuando no consumen menos calorías en general. “Este es otro ejemplo de cómo no todas las calorías son creadas iguales”, señaló Sass.

Los aguacates también son buenas fuentes de antioxidantes, fibra, vitaminas y minerales, además de sus grasas monoinsaturadas saludables para el corazón. Y, como pudo notar el análisis reciente, generalmente son seguras y mejor toleradas que los medicamentos sintéticos.

Cómo incorporar más palta a la dieta

Además de utilizar la fruta para hacer guacamole y tostadas con puré de palta, también puede incorporarse en batidos o jugos, añadirlo a tortillas o panqueques y ensaladas y, con un poco de condimento, utilizarlo como una salsa para sandwiches, sopas, pescado, pollo o pizza. El aguacate puede incluso ser utilizado como un reemplazo para la manteca en recetas para hornear, y su cremosidad hace una buena base para los postres como el helado y o budín.

Su capacidad de mezclarse con ingredientes dulces y salados la convierte en un ingrediente ideal. Sin embargo, aunque el estudio vislumbró otras posibilidades de consumirla, Sass no recomienda buscar sus beneficios en la cáscara o las semillas porque no hay todavía una investigación excesiva respecto de las consecuencias de su consumo.

Este artículo fue realizado gracias a infobae.comSi deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *