¿Tienes un pequeño bulto en el cuello o en otra parte del cuerpo? Qué significan y cómo tratarlos

Los bultos en el cuello y en otras partes del cuerpo, son generalmente normales. Sin embargo al mismo tiempo, pueden causar preocupación, especialmente cuando no sabemos bien lo que son o por qué han aparecido de repente. No todos los bultos son normales, pero la mayoría de ellos son relativamente inofensivos.

Uno de los que es inofensivo es un bulto que aparece de repente en la parte posterior del cuello, en la espalda o detrás de la oreja. Éste es un tipo de quistes llamado quistes epidermoides, que difieren de la variedad sebácea. Usualmente este tipo de bultos no pican, no duelen, no molestan, ni siquiera se sienten.

Aunque los quistes epidermoides no necesitan tratamiento, la mayoría de las personas que los desarrollan probablemente deseen eliminarlos, ya que suelen generar una molestia estética y pueden conducir a una infección

Una de las razones que puede explicar la formación de un bulto cerca de la oreja es una inflamación de los ganglios linfáticos, que son los responsables de defender al organismo ante la presencia de microorganismos o sustancias perjudiciales. Cuando hay una infección bacteriana o viral, los ganglios se hinchan, y como tenemos ganglios detrás de las orejas es normal que al hincharse se sientan como una especie de protuberancia.

Además de las infecciones causadas por bacterias o virus, los ganglios que están ubicados detrás de las orejas también reaccionan ante el daño ocasionado por alguna lesión en el cuello, inflamándose. En cualquier caso, lo mejor es evitar tocarlos constantemente, ya que eso solo alargará el período de recuperación. Los ganglios se deshincharán solos después de algunos días o semanas.

Quiste sebáceo

Cuando uno o más folículos de la piel se inflaman o infectan se produce una foliculitis, y la expresión de este trastorno es la formación de un quiste sebáceo en el área afectada. La masa se forma por la acumulación de material proteínico o sebáceo en el interior de la piel, que no puede salir debido a la obstrucción del folículo piloso.

Generalmente el quiste sebáceo es indoloro, pero si se infecta producirá dolor e inflamación alrededor de la zona afectada. Por eso es conveniente, ante la duda, consultar con un profesional para saber bien qué tipo de quiste es y si está infectado o no.

La eliminación de estos bultos normales puede ser fácil de tratar con algunos de estos métodos naturales:

  1. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de manzana es un gran producto a utilizar para el tratamiento de una amplia variedad de dolencias. Contiene propiedades curativas de infección y puede proteger contra las bacterias dañinas. Para esto:

Aplicar un poco de vinagre directamente en el quiste y vendarlo para su protección.

Se recomienda hacer esto todos los días durante una semana hasta que una capa dura de la piel se desarrolle sobre el quiste.

Por último eliminar la capa dura y luego drenar el quiste. Volver a aplicar vinagre de manzana a la zona durante una semana más.

  1. Tomar un baño caliente y añadir la sal de Epsom

La razón de que esto funcione bien es que la sal de Epsom es una buena sustancia para aliviar el dolor y eliminar la hinchazón.

  1. Diente de león

Utilizar una cucharadita de una mezcla de diente de león y viola. Añadir al agua y hervir durante unos 45 minutos. Colar la mezcla después y beberla o aplicarlo directamente al quiste. Repetir cuatro veces al día durante 10 días.

  1. Aloe Vera

Aplicar un poco de aloe vera directamente en el quiste. Esto ayudará a eliminarlo en poco tiempo. También se puede beber gel de aloe vera para disminuir el quiste.

  1. Leche

Remojar una bolsa de té en leche y luego colocarla directamente sobre el quiste (dejarla puesta de la noche a la mañana). La leche es conocida por reducir el tamaño de los grumos y por acelerar el proceso de curación.

  1. Miel

Una mezcla de miel, plátano y pasto de trigo es también una buena pomada para aplicar al quiste y reducir su tamaño. Cubrir con un vendaje después de aplicar la combinación y dejar reposar toda la noche.

  1. Aceite de ricino

Aplicar aceite de ricino directamente en el quiste y cubrirlo con una bolsa de agua caliente o un paño. Hacer esto periódicamente hasta que vean los resultados.

Este articulo fue realizado gracias a labioguia.com Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Este sitio web no tiene el propósito de cambiar o sustituir los tratamientos o diagnósticos médico o de cualquier otro profesional médico

Loading...

Autor: Fiorella Roque Mejia

Estudiante motivada para dar respuesta a los problemas de salud nutricional y apasionada por el estudio de las ciencias de salud, nutrición y la alimentación a la sociedad. Actualmente adoro la nutrición complementaria, el estilo de vida saludable y la fitoterapia. Soy amante del cine, el café y de diferentes tipos de infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *